31 diciembre, 2021

Otra más, de María Cordella: Crónica de una mujer abusada

María Cordella (psiquiatra-psicoterapeuta y doctora en semiótica) entrega una novela sobre la amistad entre dos niñas y abuso. Sobre fragilidades y vulnerabilidades. De la importancia de comunicarse, porque aislados, se es más vulnerables.

Con una escritura directa, simple en sus palabras pero difícil, al menos al principio, en su lectura, nos lleva a un mundo cada vez más pesado, asfixiante. Un texto que en la reiteración, a veces obsesiva, produce la sensación de lo impuesto, de lo inevitable, de sometimiento, de agobio.

“El diagnóstico selló el episodio y la familia pudo retomar la superficie cotidiana de las cosas, esa costra que esconde y protege lo incómodo, el tejido roto. Nada fue removido y la vida de siempre permaneció suspendida en el vapor soporífero de la costumbre.” (pp 66)

Otra más es una novela que muestra de manera clara -casi pedagógica- el proceso de vulnerabilidad creciente, por un lado, y de manipulación y cinismo, por el otro, que facilitan algunos abusos.

La autora presenta una realidad donde los abusos son diversos, múltiples. No sólo de “el abusador”. Es un sistema que está presente en todos lados. En la educación, en los compañeros y profesores de la universidad. En las personas e instituciones. Incluso en algo central de ese sometimiento, como es la maternidad.

“La nueva madre era hurgueteada por las auxiliares de la maternidad. Le ponían chatas para verla orinar; le limpiaban como si fueran estanterías sus partes íntimas. El cuerpo deforme quedaba a la vista de todos cuando lograba salir de la cama con esa bata clínica de flores celestes. Chorreaba la leche, chorreaba los loquios. Todo era indigno.” (pp 83)

La novela no aborda violencias extremas, ni violaciones, sino abusos menos brutales pero igualmente dañinos. No es un caso como el de Fernando Karadima u otros sacerdotes abusadores, de violadores seriales o de psicópatas de portadas, que abren noticiarios. Son abusos que, en principio, no parecen tan graves. Son abusos más extendidos, aceptados, invisibilizados.

Otra más es un buen relato para entender parte de una realidad que sabemos que existe, pero en muchos casos sigue oculta. Una realidad cada vez más pública y menos tolerada.

El mayor valor de Otra más es la capacidad de mostrar, desde lo íntimo de las dos amigas, este proceso de sometimiento y abuso, vinculado a las fragilidades, al aislamiento. En forma paralela, devela de manera clara, precisa, la mentalidad y manera de operar de este abusador. Una relación marcada por el desequilibrio de poder, machista, cultural, en habilidades de comunicación, de engañar y de manipulación.

Si tenemos que mencionar debilidades de esta novela, se puede mencionar lo reiterativo de la escritura -entendiendo su sentido- que, para algunos, puede resultar difícil de sobrellevar. Y el final, una suerte de final feliz, que, si bien puede ser aliviador, aporta poco al sentido profundo del libro.

Por último, Una más, en su intensidad, tiene la fuerza de un texto que parece autobiográfico. Porque logra transmitir las vivencias y sufrimientos, esos procesos de anulación y abuso. Logra, así, hacer sentir al lector esas angustias, dudas, dolores, humillaciones, impotencia. Lo hace tanto por la forma de escribir como en los detalles y observaciones que incluye.

Buena lectura, en especial en tiempos de cambio, de nuevas miradas.